lunes, 21 de julio de 2008

no me frustro si me salió todo aguado

La semana pasada envidié a un perro por ser perro
y por no preocuparse por un exámen.

Me gustó imaginarme como una persona que viaja en subte con auriculares puestos,
viaja con 4 sentidos a la realidad y 1 sentido en el limbo con su estado alfa,
mientras el tren anda.


Tuve mucho frío en los pies cuando me fui a dormir,
y no podía pegar un ojo
ya no pensaba en eso que me perturbaba
Pensaba que ya no pensaba tanto como antes.

Me empezó a doler el cerebro porque me imaginaba que pensar hacía doler las arterias
y no quería saber más nada.

y ahí nomás,
el temblor corporal,
el escalofrío-

1 comentario:

Danita dijo...

caroluchi
te quiero
mucho
con el corazon
y te extraño
y que lindo escribis