viernes, 11 de abril de 2008

Una hora por vagón


Todos los días tengo el mismo desafío:


pararme del asiento en el subte ni bien llega a la estación.


pero NO PUEDO


Siempre me paro en la mitad del trayecto yendo a la parada que me corresponde, cuando todo está a oscuras.


¿Qué será? ¿Miedo? ¿Inseguridad?


y eso, que no soy la única que lo hace.


1 comentario:

Cintia C. dijo...

Qué buena foto! Viajar en subte es una de las cosas que más extraño de Bue... Besos sabáticos!