martes, 22 de abril de 2008

- Pertenece/ía -

Eso era mío.
lo que te regalaba era mío también.

y cada vez que algún otro aire lo roza, tengo sensación de frío en los codos
que se me pegan involuntariamente a la panza y otra vez dolor de dolor.

Eso era mío, yo pensaba en vos cuando te lo regalé y ahora está guardado en una parte tuya que ni podés ver. Ni yo sé dónde.

Pero te la quedaste vos,
y me dan ganas de comerme a mordiscones las 497 páginas del libro que estudié, para que al menos, esa sea la razón por la cual tengo un gusto amargo.

3 comentarios:

Cintia C. dijo...

Carol, darling, qué buen texto! Me gustaron mucho dos partes: la de dolor de dolor y el final.. lo de las páginas amargas me parece bellísimo (y triste). Bueno, te seguiré leyendo de esta Mardel extrañamente soleada y calurosa (estamos en abril!!). Besotes!

.gpb dijo...

Hola Carol, como estas? espero que estes durmiendo mejor.

De la cara larga en Pza.Italia a esta poesia hay un abismo...otra persona!!

que bueno q escribas abiertamente, te felicito.

te mando un beso!! estamos al habla!!

saludos pablo de la .gpb

SANTOMON dijo...

carola
veo que estas poniendo a punto tu blog

salutaciones

santomon.blogspot.com